Inicio

Importancia de las curaciones en personas que sufren de úlcera varicosa

úlcera varicosa

La siguiente imagen muestra un caso real de como la oxigenación con cámara hiperbárica es capaz de ayudar y acelerar en el proceso de cicatrización.

 

La curación de una herida es un procedimiento realizado sobre la herida (en este caso úlcera varicosa) destinada a prevenir y controlar las infecciones y promover la cicatrización, se debe usar material estéril pues es una técnica aséptica (limpia).

 

La úlcera es el resultado de una insuficiencia venosa crónica que inicia con venas varicosas superficiales y profundas, es dolorosa y no cicatriza; la alteración de la piel que se torna negruzca y la hinchazón o edema en tobillos indica un mal funcionamiento de las venas profundas.

 

El tejido bajo la piel y alrededor de donde se inicia la úlcera se encuentra mal irrigada (isquemia) y endurecida, con mal aporte de oxigeno (hipoxia), las venas insuficientes producen un exudado de suero rico en proteínas y glóbulos rojos, que producen comezón o prurito y la coloración de la piel primero rojiza y después negruzca por el cambio de color de los glóbulos rojos.

 

La isquemia o mala irrigación provoca que el tejido sea susceptible a infecciones, lo que interfiere en la reparación de la herida y puede ir aumentando rápidamente de superficie y profundidad, y hacerse crónica, por lo que es necesario hacer curaciones.

 

A medida de que la biología de las heridas se ha hecho más conocida, se han definido las características de la curación ideal. La misma seria aquella que:

· Extraiga el exudado y componentes tóxicos.

· Mantenga humedad en la interface herida – curación.

· Permita el intercambio gaseoso.

· Mantenga la temperatura.

· Proteja de la infección.

· Permita su remoción (cambio de gasa o apósito) sin lesión secundaria.

 

Con el objeto de encontrar esta curación ideal se han probado varias técnicas y materiales como:

 

· Alginatos.

· Hidrogeles.

· Colágeno.

· Productos de remplazo de la piel (injertos).

· Factores de crecimiento.

· Agentes Farmacológicos

· Laser

 

Cómo practicar la curación de la úlcera:

 

· Lavado exhaustivo de la superficie con agua estéril o hervida y jabón quirúrgico.

· Aplicar solución antiséptica de súper oxidación como Microdacyn o Estericide exponiendo la herida que se desea desinfectar por un minuto, después secar con     una gasa estéril.

· Aplicar Kitos Cell Q gel (no se intenta hacer publicidad, pero se menciona por ser la más indicada en estos casos) Estapermite el tratamiento, la regeneración y     la reparación de la úlcera o lesiones de la piel de cualquier etiología (origen), favorece y acelera la renegación tisular o del tejido y se evita la inflamación crónica,   se normaliza el desbalance de la matriz extracelular y se controlan o previenen infecciones.

· Se cubre con una gasa estéril o una gasa de Italdermol o fitoestimulina y después la gasa estéril seca, finalmente se venda.

· También se pueden utilizar parches de hidrofibras o hidrocoloides después del Kitos Cell Q y así se encierra el exudado de esta y atrapa las bacteria, se        

  conforma el lecho de la herida para minimizar el tejido necrosado (muerto) donde podrían proliferar bacterias, minimiza el dolor asociado con los cambios de

  apósito, responde a las condiciones de la herida formando un gel cohesivo. Mantiene la humedad en el hecho de la ulcera, si se adiciona plata provee actividad

  antimicrobiana.

 

Es importante recordar que el paciente debe acudir al médico a sus curaciones con todos los cuidados debidos, cuidar su alimentación y en la medida de lo posible hacer ejercicio para favorecer el sistema circulatorio.